martes, 29 de enero de 2013

LÁMPARA DECORADA CON TINTAS

Hola a todos.
Aunque hace algún tiempo que no saco mis herramientas, el otro día me senté un ratito para hacer una sencilla manualidad, y os he preparado un tuto por si os gusta el resultado. La verdad es que no tiene nada de complicación y con sólo daros la idea, ya sería suficiente, pero como he hecho fotitos del proceso aprovecho para que se vea aún más claro.
Hace unos días fuí al Ikea con una amiga y vi unas lámparas muy baratas y sencillas a sólo 4€. Nada más verlas supe que eran ideales para decorarlas y hacer de una forma barata, un bonito adorno para la casa o para regalar y quedar como reinas o reyes. Se tratan de unas lámparas de de sobremesa sin pié hechas enteras de cristal blanco translúcido con forma rectangular. Una vez decoradas, ganan mucho en apariencia, y lo mejor es que podemos usar cualquier tono que queramos para ello y cualquier dibujo, adaptándolas a nuestro estilo o al resto de la decoración de la casa. ¿Os va gustando la idea? Pues empecemos.
 
Para realizar esta lámpara necesitamos:
 
- Lámpara de Ikea de cristal blanco como la de la foto (o cualquier otra que sea lisa y blanca).
- Tintas Color Box o cualquier otra de manualidades que puedan aplicarse al cristal. Para el sello, yo he usado tinta StazOn.
- Sello o sellos para estampar.
- Pistola de calor (o en su defecto, secador de pelo).
- Toallitas húmedas para limpiar los sellos.
 
 
 
En primer lugar eligiremos el color o los colores de tinta que emplearemos. Podemos ensayar primero sobre rectángulos de papel con distintos tonos y sellos para ver cómo quedará la lámpara una vez decorada, así iremos sobre seguro.
 
Antes de aplicar la tinta limpiaremos el cristal con limpiacristales para eliminar el polvo o cualquier partícula indeseada. Coloca bajo la lámpara algo para no manchar la mesa o el mantel, ya que estas tintas son permanentes y ten a mano las toallitas para eliminar manchas no deseadas y limpiar los sellos una vez usados.
 
Una vez elegidos los colores que usaremos, coloca la lámpara sobre la mesa. Empieza a dar color sobre la misma dando toquecitos con el tampón de tinta elegido en hileras ascendentes o descendentes. No te preocupes si la forma del tampón queda marcada, ya que la tinta no seca en seguida y puedes difuminar luego borrando las marcas dando nuevos toquecitos de forma suave. La primera capa de tinta ha de ser clara y homogénea.
 
 
 
Una vez tintada la primera capa, realizaremos un degradado dejando la parte inferior del cristal más oscuro y la parte superior más clara. Para ello daremos toques esta vez con más presión en la parte de abajo, difuminando las marcas del tampón seguidamente de forma más suave. Continuar hacia arriba, teniendo cuidado de dejar menos carga de tinta conforme vayamos subiendo. Como ya he dicho, la tinta no seca al momento, así que tenemos tiempo de cargar o descargar de tinta las zonas que lo requieran, pero eso si, sin arrastrar el tampón, hay que hacerlo dando toquecitos.
 
 
 
Una vez que esa cara de la lámpara haya quedado a nuestro gusto, trabajar la esquina contígua con el tampón. Yo he preferido dejar también más carga de tinta en esa zona para que las esquinas queden más oscuras. vosotros podeis hacerlo así o de manera contínua al degradado.
 
 
 
Una vez terminada esa cara, aplicar la pistola de calor para secar la tinta y évitar accidentes al manipular la lámpara. Si habeis dejado alguna huella por accidente o algún raspón, rectificar de nuevo con el tampón y secar bién.
 
 
 
Girar la lámpara para trabajar la cara contigua de la misma manera, secando bién con la pistola de calor una vez aplicada la tinta. Tintar también las caras que nos faltan.
 
 
 
Una vez le hayamos dado color a todas las caras de la lámpara, aplicaremos el sello elegido en un color contrastado. Simplemente debemos impregnar el relieve del sello con el tampón dando toquecitos, asegurándonos que no haya partes del dibujo sin tinta. Luego basta aplicarlo sobre el cristal en el lugar deseado haciendo presión pero cuidando de que no resbale y estropee el dibujo. Repetir si se desea en todas la caras secando con la pistola de calor cada vez que hagamos la estampación.
 


 
 
¡Y ya tenemos lista nuestra lámpara decorada a nuestro gusto!
 
Así se ve encendida....
 
 
 
Y este es un modo muy sencillo de cómo poder decorarla. Si le echais ganas e imaginación, podeis hacer verdaderas preciosidades, realizando degradados de colores, aplicando distintos sellos, empleando plantillas de estarcido, añadiendo decoraciones con arcilla polimérica o abalorios.... ¡Todo lo que se os ocurra!
 
Espero que os haya gustado y que me enseñeis las vuestras una vez acabadas.
 
Mil besos y ¡que la creatividad os acompañe!

5 comentarios:

  1. Tomaaaaa pero que original! Pedazo de tutorial! No sabria si podria hacerlo pero me encanta besosss!

    ResponderEliminar
  2. Una idea estupenda, conviertes una lampara que no es que sea sosa pero para algunas habitaciones se necesitan toques de color. Gracias.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por los comentarios chicas. Besotes.

    ResponderEliminar